MITOS SOBRE LA XEROSTOMÍA

MITOS SOBRE LA XEROSTOMÍA

Como en muchas otras patologías, existen numerosas creencias sobre la xerostomía. Pero, ¿cuántas de ellas son ciertas? Hoy te desvelamos algunos de los mitos sobre la sequedad bucal.

  • Nadie puede ayudarme. FALSO. El odontólogo es tu mejor aliado para prevenir y paliar, en el caso de que ya la estés sufriendo. De hecho, tanto él como el personal de clínica deben compenetrarse para que tu tratamiento sea el más adecuado a tu problema.
  • La boca seca no afecta a tanta gente. FALSO. Aunque es cierto que entre jóvenes la prevalencia es bastante baja (un 20% entre gente de 18 a 35 años), lo cierto es que esta estadística va aumentando a medida que nos vamos haciendo mayores. Así, de 36 a 54 años, la xerostomía afectaría a un 26%, y a un 40% de los adultos mayores de 55 años. Además, las mujeres tienen una mayor tendencia a padecerla.
  • La xerostomía no es tan importante. FALSO. Muchas veces, el paciente piensa que esta afección es transitoria, o que no es grave, y que pasará en unos cuantos días, por lo que tiende a obviarla hasta que los problemas que causa son ya importantes.
  • La sequedad bucal es algo fisiológico. FALSO. Sí que es verdad que en muchas ocasiones está íntimamente ligado, pero también varios hábitos que la provocan. Entre ellos, incluso la medicación. Algunos analgésicos, antihipertensivos o hipertensivos son claros ejemplos. También el alcohol y el tabaco son enemigos de una salivación adecuada.
  • No existe tratamiento fiable para la xerostomía. FALSO. Si se hace un buen diagnóstico diferencial en base a todos los síntomas, es posible encontrar el tratamiento adecuado para cada caso. Si se hidrata adecuadamente la cavidad bucal y se estimula la segregación de saliva, es posible acabar con el problema. Además, el alcohol y el tabaco son bastante problemáticos para la salivación, por lo cual es recomendable dejarlos de lado.

No hay comentarios

Agregar comentario